Museo Arqueologico de Maracay

Ampliar el tamaño de la letra Reducir el tamaño de la letra

TEATRO DE LA OPERA DE MARACAY

A mediados del año 1932, al Presidente Gómez, como dilettanti del arte de las tablas le parece que ya el aforo del teatruelo del Dr. Balza Dávila es insuficiente para el número de personas que acudían a las funciones regias que se ofrecían con marcada regularidad. Es entonces cuando dispone que en un terreno baldío ubicado frente al Hotel "jardín" y la Clínica "Maracay" y formando parte del complejo urbanístico que desde 1930 se admiraba en la ciudad capital del estado, se construyese un grandioso teatro, de acuerdo a las modernas concepciones. La obra se le encomienda al arquitecto Luis Malaussena, uno de los primeros profesionales en el país junto con Carlos Raúl Villanueva quien imbuido de los conocimientos recién adquiridos en Francia, desarrolla el monumental proyecto consistente en un teatro moderno, de líneas sobrias dentro de su espectacularidad. Predominan las líneas horizontales y algunos espacios libres compensan la pesadez de ese predominio. La parte anterior de la fachada está formada por dos inmensos cubos destinados a ser taquillas en un nivel distinto a la parte correspondiente a las localidades, el palco presidencial y la sala de proyecciones donde fue concebida. La parte del escenario también era a un nivel mucho más grande que el anterior y estaba planificado para soportar pesadas tramoyas requeridas en piezas de teatro moderno que requiriesen una decoración exigente. Por los laterales los servicios de camerinos, baños, talleres, foyer al frente, estaba prevista la colocación de gigantescos ventiladores giratorios. La techumbre del lugar destinado al público y escenario serían confeccionados en los Estados Unidos por tratarse de techos de armadura.
La estructura de hierro fue contratada con la empresa norteamericana U.S.S. Products Co. a través de M. M. Guinand Fréres Sucs., que ya antes había contratado diversas obras con el gobierno nacional. Es la primera vez que se utilizaba este sistema en el país, constituyendo un avance arquitectónico, mediante el cual se logró levantar la platabanda en los techos.
La destacada arquitecto, profesora universitaria e historiadora de la arquitectura venezolana Silvia Hernández de Lasala ha dicho acerca de las características de la obra que ésta tiene una estructura similar a la del Teatro Municipal de Valencia que fue construido por Antonio Malaussena (1853-1919) en 1894. También dice:
' ... una obra polémica porque, por una parte presenta una organización en planta que perpetúa un momento culminante en la evolución tipológica del teatro a partir del Renacimiento, el cual se materializa con el Teatro de la Opera de París de Charles Gamier y, por otra parte, porque presenta una renovación del lenguaje formal y de los detalles, que lo conectan a movimientos arquitectónicos más recientes" ( Hernández de Lasala, Silvia. Arquitectura académica en la Venezuela moderna, 1990: 108).
Se lamenta la profesora Lasala de la alteración de los planos originales cuando se emprendió la conclusión de la obra en 1971, se eliminaron los vanos que le conferían sentido de verticalidad y los elementos de aluminio que combinarían su efecto con proyecciones lumínicas, así como se eliminaron las pilastras del segundo plano de la fachada transformándolas "en relieves sin sentido que desvirtúan la idea inicialmente planteada en la fachada". (Lasala: 111).

El proyecto presentado por Malaussena fue aceptado por el General Gómez, quien hizo incluirlo en el presupuesto al Dr. Melchor Centeno Grau, Ministro de Obras Públicas, quien apenas lo vio comenzar, porque en marzo de 1933 asume el MOP el Dr. Luis Vélez, encargado de adelantar los trabajos. Junto con Malaussena, en calidad de Jefe de campo y realizador en firme de la obra como residente se encuentra el Dr. Carlos Guinand
. Centenares de obreros acuden a trabajar en el llamado nuevo teatro de Maracay cuyo costo se acerca a los dos millones de bolívares sin incluir la dotación interior. La obra, delicada por su grandiosidad es laboriosa y así pasan los años 33, 34 y llega 1935 cuando el 17 de diciembre deja de existir el General Juan Vicente Gómez. La inauguración del teatro estaba prevista para el año 1936 con una compañía española de zarzuela. Todo estaba casi listo; solamente faltaba colocar el techo importado de los Estados Unidos. Una inmensa lámpara adquirida en Alemania para el centro del foyer aguardaba en su caja para ser instalada. A raíz de la muerte del General los trabajos no sufren mengua, pero el Arquitecto Malaussena recibe el 16 de enero de 1936 una comunicación del Ministro de Obras Públicas del gabinete de López Contreras, Ingeniero Tomás Pacanins, donde le exigía rendir un informe sobre el estado de los trabajos; después de efectuar la correspondiente evaluación, Malaussena dirige el siguiente oficio al titular del MOP:
"Caracas, 28 de Enero de 1936
Ciudadano Mínistro de Obras Públicas, Ing. Tomás Pacanins Su Despacho.
En atención al contenido de su Circular, fecha 16 del mes en curso, ~ comunicar a Ud. a continuación el progreso de los trabajos de construcción del Teatro de Maracay durante el año 1935.
Para esta fecha todos los muros han sido completamente terminados, así como sus revestimiento y ha sido concluido el engranzonado de todos los pisos con excepción de la sala de espectáculos y el escenario, cuyos revestimientos serán de madera.
Las platabandas han sido construidas de concreto armado e impermeabilizadas y entablilladas, excepto la parte correspondiente a la sala de espectáculos y sobre la cual se colocarán techos de armadura que fueron estudiados y pedidos a los Estados Unidos y se encuentran listos para ser montados.
La instalación de agua para los camerinosy toilettes ha sido instalada de un todo, así como también tuberías especiales para servir a los bomberos en caso de incendio.
La instalación eléctrica que fue cuidadosamente estudiada, ha sido ejecutada en su mayor parte todos los cables de esta instalación y la de los teléfonos fueron embutidos en tubos de acero de conformidad con los planos que incluyo. Del mismo modo acompaño a este informe con dos planos uno del patio y escenario y otro del balcón, en los cuales aparece estudiada la distribución de las butacas.
Incluyo fotografías mostrando el progreso de la obra en general y los estudios de los motos arquitectónicos de la fachada principal No sabemos cuál criterio oficial privó con respecto a la obra, pero en ese mismo mes de enero se decidió la paralización de la imponente estructura que permanecería inconclusa. Todo el material que había fue trasladado a Caracas. La lámpara alemana fue colocada en el Teatro Municipal de la Capital y este mismo se refaccionó con el material constructivo traído de Maracay.
Desde 1936, cuando se paralizó, ningún gobierno se hizo cargo de semejante obra. Pérez Jiménez, según se nos ha informado, trató de concluirlo, pero a última hora se decidió en contrario y se limitó a techar la parte del escenario y localidades. Posteriormente hubo allí un depósito de Obras Públicas, talleres de la Escuela Técnica Industrial en sus comienzos, centro comunal, sede de las oficinas del INCE, taller del mismo instituto educativo y otros usos similares; también se escenificaron obras teatrales, se presentó la Orquesta Sinfónica "Venezuela" y el grupo Coral "Madrigalistas de Aragua" que fue el último en actuar allí.
 

Regresar a la Pagina Principal Regresar a ARAGUA

  Imprimir el Articulo       

Venaventours.com  Tu sitio en Internet de aventuras en Venezuela

Venaventours.com... En pro de desarrollo Turístico, Cultural y Artesanal de Venezuela.